Unidos para siempre

Corría una calurosa tarde de hace exactamente cuatro años ahora, cuando una pareja de novios se encamina a una conocida joyería del centro de Madrid.

-Buenos días, veníamos a encargar nuestras alianzas de boda

-Muy bien. ¿modelo “clásico” o de perfil “avellanado”? Son más cómodas estas últimas.

La pareja se decanta por el perfil avellanado. El dependiente les ha convencido con sus argumentos.

-¿Y el modelo? ¿tienen ya escogido el tipo de alianza? -inquiere el vendedor-

-Sí, van a ser alianzas diferentes

-¿Diferentes? ¿no van a llevar la misma alianza?

-Efectivamente. No llevaremos la misma alianza.

-Perfecto. Si me permite, vamos a medir el diámetro del dedo para que ajuste adecuadamente.

El vendedor saca su muestrario de tallas, y busca convenientemente la talla correcta para cada uno de los novios.

-¿Y las inscripciones? ¿Van a poner nombres y fechas? -Vuelve a preguntar el vendedor-

-Sí. 13-7-2007 Evaluna para mí. -Contesta la novia-

-Perfecto. 13-7-2007 Eva Luna. -Confirma el vendedor-

-No, 13-7-2007 Evaluna.-Corrige la novia-

-¡Ah! Correcto. Gracias, Eva.

-No, yo no soy Eva… Soy Ana

-Pero… ¿la alianza no es para usted?

-Sí, lo es, pero me llamo Ana.

-Entonces… Eva de nombre y Luna de apellido…

-No, es Evaluna. Si me permite, se lo voy a escribir yo misma en la hoja de pedido.

El vendedor no podía entenderlo. Una dependienta cercana comenzaba a mirar de reojo la escena…

-¿Y para usted? -Inquirió el dependiente dirigiéndose al novio-

13-7-2007 Mstislav

-¿Es usted Mstislav?

-No, soy Manuel

-Pero ¿no decían que las alianzas son para ustedes?

-Sí, efectivamente lo son. Por favor… limítese a escribir los nombres y las fechas que le estamos indicando. M-s-t-… -deletreó-

-Correcto. No hay problema. ¿A nombre de quién pongo el pedido? ¿A nombre de Eva?

-A nombre de Ana y Manuel, por favor -Respondió el novio-

El vendedor no encontraba sentido alguno a la situación en la que se encontraba embarcado. La dependienta, que antes se encontraba escasamente a un par de metros, se había acercado a la escena para confirmar en primera persona que los nombres y las fechas que los novios habían solicitado estaban correctamente escritas en la hoja de pedido.

-Pefecto. No hay problema. Aproximadamente en 10 días las pueden recoger.

-Muy bien, muchas gracias -se depidieron los novios-

-Gracias a ustedes. Adios Eva, Adiós… -comenzó a despedirse el vendedor-

-Ana, me llamo Ana -respondió la novia mientras se alejaba del mostrador-

Los novios salieron de la joyería esbozando una incontenible sonrisa. Atrás quedaban los dos dependientes, absolutamente perplejos.

Esta entrada fue publicada en Gente - cosas de la vida, Personal. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Unidos para siempre

  1. Maite dijo:

    Lo de Evaluna y Mstilav….. vale
    Pero por qué un 3 de agosto de 2007, y encima tan caluroso, además de volver locos a los dependientes con los nombres de los novios y las alianzas (con identidad propia, está claro) pedistéis que se grabara la fecha del 13 de julio???? ¿Es que en realidad se habían casado ya las alianzas?

  2. Joselito dijo:

    Que historia tan interesante, me da gracia. Yo me quedaria igual que el dependiente, es un poco extraño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *